ALITALIA: EMPRESA SE DECLARA EN BANCARROTA EN USA

La delicada situación financiera en la que está atrapada Alitalia llevó a la compañía a acudir a los tribunales en Estados Unidos, en una maniobra a la desesperada buscando protección legal para prevenir que los gestores del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York le nieguen el uso de su terminal. La compañía, que el pasado mes de abril inició el proceso de suspensión de pagos, tiene hasta el 23 de junio de periodo de gracia.

Alitalia se acoge en concreto al capítulo 15 de la legislación de bancarrota. Este recurso legal permite a las empresas extranjeras preservar sus operaciones mientras negocian la reestructuración de la deuda. La Terminal One Group Association dio de plazo hasta este martes a la aerolínea para que le pagara lo que le debía, bajo la amenaza de que rompería el contrato y daría por finalizado el alquiler del espacio que utiliza en JFK.

No acaban ahí los problemas para la compañía de bandera italiana porque en las próximas semanas puede perder el servicio telefónico y de conexión al Broadband Centric Internet por el impago de las facturas, clave para las comuncaciones. El juez Sean Lane acaba de concederle un periodo de gracia de 10 días, lo que le permitirá temporalmente salvaguardar sus operaciones y activos de los acreedores mientras negocia la venta en Italia.

La orden del juez neoyorquino Sean Lane podrá ampliarse unos días más, hasta el 26 de junio, si los acreedores no se oponen. En ese momento está prevista una audiencia en la que la compañía deberá presentar el estado del proceso y cómo avanza la solución de la crisis. La medida sirve para proteger las operaciones que tiene también otros aeropuertos. Alitalia cuenta con 36 empleados establecidos en Estados Unidos.

Los abogados de la compañía argumentan que el negocio en EE.UU es “crítico para el conjunto de las operaciones globales” de la aerolínea y que por ese motivo necesita protegerlo. Alitalia, miembro de la alianza SkyTeam, opera a diario nueve vuelos con Italia desde los aeropuertos estadounidenses, que le generan un 30% de los ingresos totales. JFK contribuye con un 15% de la facturación.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *