BOEING ROMPE EL ACUERDO DE COMPRA DE EMBRAER

El fabricante norteamericano Boeing ha roto su alianza con Embraer.  Así ha sido anunciado por el gigante de la aviación mundial y que debe esta determinación al difícil momento por el que atraviesa, debido principalmente a 2 hechos : Los problemas sucitados con el 737 MAX y la crisis sanitaria mundial generada por el COVID-19.

Boeing ha decidido no seguir adelante con la compra del 80% de la división de aviones comerciales de la Empresa Brasilera de Aeronáutica – EMBRAER por un coste cercano a s 3.800 millones de dólares. Junto a esta decisión también se ven afectados los acuerdos de creación de un joint venture para la búsqueda de nuevos mercados para el más nuevo desarrollo militar de Embraer, el transporte militar KC-390 Millennium y el desarrollo de la empresa Aerotaxis (movilidad aérea urbana). El acuerdo de ambos fabricantes había llegado hace un par de años,  en momentos que su principal competidor , el fabricante de aviones de Europa AIRBUS, realizó una operación similar de compra de la canadiense Bombardier , que representaba una importante competencia  en el mercado de corto alcance y regional con su más nuevo producto: el CSeries, ahora designado como Airbus A220.  Boeing haria frente a este mercado con los productos diseñados por Embraer con sus últimas versiones de la familia 190. Por su parte Embraer se beneficiaría del respaldo y fuerza de ventas de Boeing en el mundo.

Boeing informó en un comunicado que ha “ejercido sus derechos” a rescindir el contrato porque Embraer “no cumplió las condiciones necesarias” dentro de un plazo límite. De acuerdo a fabricante,  ese plazo límite se venció  ayer. La operación había sido visada por los respectivos estamentos públicos y reguladores de ambas naciones y contaba con la aprobación de las autoridades de comercio respectivas, pero aún no por parte de la Comisión Europea.

Marc Allen responsable de Boeing en esta operación,  no dio detalles de las partes del acuerdo que Embraer no pudo cumplir en el plazo especificado , pero señaló que “Boeing trabajó diligentemente durante más de dos años para finalizar su transacción con Embraer. En los últimos meses, hemos tenido negociaciones productivas, aunque en última instancia infructuosas, sobre ciertos términos del acuerdo que no se han cumplido”. Además agregó “Queríamos resolverlos todos antes de la fecha límite, pero eso no sucedió”. ¨Es profundamente decepcionante”, pero las firmas “han alcanzado un punto en el que continuar las negociaciones en el marco de ese acuerdo no va a resolver los problemas pendientes”.

Por su parte EMBRAER contestó en un comunicado: “Embraer cree firmemente que Boeing terminó indebidamente el Acuerdo Global de Operación (MTA, en inglés) y fabricó falsas alegaciones como pretexto para intentar evitar sus compromisos de cerrar la transacción y pagar a Embraer el precio de compra de 4.200 millones de dólares”.

Ambas compañías habían firmado a mediados de 2018 un memorando de entendimiento que estableció que Boeing tomaría el control de la división Aviones Comerciales  por 4.200 millones de dólares, lo que le habría permitido controlar el 80% del capital del nuevo grupo. El 20% restante habría permanecido bajo el control del fabricante brasileño.  En esa oportunidad ambas partes pusieron como fecha límite de cierre de la operación el 24 de Abril de 2020 , pudiendo extenderse el plazo si las partes estaban de acuerdo. Embraer reclama que el constructor de aviones norteamericano se esta aprovechando de la ventana de la fecha establecida para dar por terminada la operación y cancelar el contrato . Ahora con esta decisión Boeing ha preferido dar por terminado el acuerdo y pagar una garantía que se estima entre 75 y 100 millones de dólares en lugar en embarcarse en el acuerdo en medio de las 2 crisis que lo mantienen en incertidumbre, considerando la carga económica que arrastra debido a la pérdida de 633 millones del dólares en el ejercicio anual 2019, a eso se suma los 19.000 millones que arroja en pérdidas todo el proceso como consecuencia de tener al 737 MAX fuera de vuelo. Por esta razón ya había pedido un crédito por 12.000 millones a comienzos de este año y ahora solicita a su gobierno un rescate por 60.000 millones y hacer frente con ellos a la paralización del rubro por causa del COVID-19.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *