LA US NAVY COMIENZA A BUSCAR REEMPLAZO PARA SUS T-45

La Marina de los EE. UU. (U.S. Navy) ha anunciado el comienzo del proceso de búsqueda de un nuevo avión de entrenamiento que reemplazará a su flota de 221 aviones Boeing T-45 Goshawk.

De acuerdo a lo informado por la Marina de los Estados Unidos el nuevo avión deberá cumplir con ciertos requisitos básicos como ser parte de un nuevo programa de pregrado del Sistema de Entrenamiento en avión Jet, La US Navy además quiere un entrenador jet nuevo desarrollado para uso naval, con base en tierra, capaz de realizar prácticas intensivas de aterrizaje en portaaviones y aterrizajes simulados en tierra, en configuración de 2 asientos eyectables en tándem, con doble comando  y deberá estar listo para antes de 2028.

La Marina de los Estados Unidos está interesada en saber qué aviones puedan integrar tecnologías avanzadas, como incorporar el sistema de aterrizaje de precisión en portaaviones, que se utilizada en el Boeing F-18E / F Super Hornet. También quiere que el entrenador tenga un sistema automático para evitar colisiones en tierra o en plataformas.  El servicio pretende evaluar  cómo ciertos aviones soportarían las fuerzas de aterrizajes de alta velocidad, de alta energía y con un alto régimen de descenso.  Algo muy distintivo en el entrenamiento necesario para aterrizar en la corta cubierta de un portaaviones.


Aviones T-45 abordo del portaaviones  USS Harry S. Truman durante un ejercicio de entrenamiento de lanzamiento y recuperación de aeronaves,  conducente a la calificación del buque. Foto U.S Navy Mate 3rd Class Jay C. Pugh.

Se espera que cada avión entrenador de la próxima generación de pilotos de las US Navy vuele unas 400 horas al año y pretende llevar a cabo prácticas de aterrizaje en portaaviones a una razón de 1200 por año para cada avión incluyendo las practicas de “touch and go”para cada aeronave en las cubiertas de los portaaviones norteamericanos  de cada aeronave a un ritmo de 45 por año.

El requisito de vida útil establecido es que el avión debe tener una vida de al menos 14,400 horas de vuelo y ser capaz de sostener 43,200 aterrizajes. La aeronave deberá tener un techo operativo de 41,000 pies y debe ser capaz de alcanzar velocidades superiores a 600 kt (1.111 km / h).

A diferencia del T-45 en servicio hoy en día, no se ha planificado que el nuevo entrenador realice aterrizajes arrestados ( con gancho ) o lanzamientos de catapulta desde portaaviones

Los probables competidores en el programa de entrenamiento de próxima generación de la USN serían el  Boeing-Saab T-7A, reciente ganador de la competencia de entrenador T-X de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos; El T-50A de Lockheed Martin, basado en el FA-50, que es un avión ligero de ataque y entrenamiento desarrollado con Korea Aerospace Industries; y el T-100 de Leonardo, basado en el Alenia Aermacchi M-346 Máster. Todos ellos deberán desarrollar sus respectivas versiones navales.

El T-45 es una variante del BAE System Hawk británico de los años 70, desarrollado conjuntamente para la USN por McDonnell Douglas y British Aerospace. Boeing adquirió el programa en 1997 cuando se fusionó con McDonnell Douglas. El avión es un excelente entrenador y ha sido modificado especialmente para su uso en portaaviones.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *