REPORTAJE: VUELO DE POLICÍA MARÍTIMA CON LA AVIACIÓN NAVAL (parte 1)

La Dirección de Territorio Marítimo y Marina Mercante, Organismo de la Armada de Chile que tiene como rol  fundamental la salvaguarda de la vida en el mar, ejerce las funciones de policía marítima y aplica las regulaciones que permiten mantener los ecosistemas y recursos naturales marinos.  En el siguiente reportaje realizado hace unos años atrás como un trabajo conjunto entre la Revista Enfoque Estratégico y Aviación Total, veremos cómo se ejecuta una operación de patrullaje e inspección  en las costas de Chile, en aquella oportunidad en un avión naval Cessna O2A Skymaster asignado al Escuadrón  VC-1 de la Aviación Naval,  dispuesto por esa unidad para realizar  la tarea operativa de la DIRECTEMAR.

Reporte y fotografías Jaime Lamas   

Son las 08:00 AM de un día miércoles, subimos la sinuosa curva que da acceso a la Base Aeronaval Viña del Mar (hoy llamada Base Aeronaval Concón), es inevitable mirar el pedestal que sostiene al  PC-7 número 218 en actitud de vuelo que permanece como “Gate Guardian” en los jardines.  Con saludo militar y la señal de detención, el personal de la guardia en la entrada de la Base Aeronaval de Viña del Mar nos solicita las credenciales e identificaciones confirmado nuestros nombres. Nos esperaba un oficial de relaciones públicas para llevarnos con el Piloto a quién debemos acompañar en su rutina y que nos mostrará el trabajo aéreo en un vuelo de policía marítima.  Mientras tanto es posible apreciar un intenso movimiento de las distintas unidades de los escuadrones aeronavales que vuelan desde temprano, un elemento de aviones PC-7 en misión de entrenamiento de vuelo por instrumentos, y en la losa otro par alistándose para la salida, un HH-65 Dauphin iniciando carrera de despegue por la pista 23,  mientras entra en base y final corto un P-111 que pronto saldrá nuevamente,  cerca de la base otros aparatos volando. Varias unidades en una coordinada sinfonía de puestas en marcha, rodajes, despegues y aterrizajes para cumplir las misiones del día. 

Mientras nos dirigimos a las dependencias del Escuadrón de Propósitos Generales  VC- 1,  nos encontramos con el Teniente 2° Jorge Greig, piloto de ese  escuadrón quién  sería el encargado de mostrarnos el trabajo que hace la autoridad en un vuelo de policía marítima. Jorge es un joven piloto que no esconde en absoluto el entusiasmo que siente como Aviador Naval, ha volado prácticamente todo  material de ala fija de esa fuerza.  “Alfa Guardián” es su nombre de combate, vuela un O-2A Skymaster  desde hace algún tiempo.  Luego de egresar de la Escuela Naval, se incorporó a la especialidad de Aviación, realizando su formación básica en la Escuela de Aviación de la FACH en material T-35 Pillán cuando se llevaba a cabo el programa de formación conjunta de pilotos de las FF.AA de Chile. Una vez en posesión del Título de Piloto Militar de Ala Fija, regresó a la Escuela de Aviación Naval para iniciar los cursos posteriores en material Pilatus PC-7, con ese avión efectuó las etapas de vuelo avanzado,  de vuelo por instrumentos y vuelo táctico. Greig también fue co-piloto de aviones C-212 del mismo escuadrón, además realizó el curso en el EMB C-111 (versión sin equipo de exploración del P-111).  La misión a volar hoy es en el Skymaster.

 

 

Ya en la sala de pilotos  y luego de la revisión del equipo personal, casco y equipo de supervivencia marítima, nos ponemos al tanto de las condiciones meteorológicas, los notams y además nos pasan información relevante para este vuelo: 2 capas estratiformes, 1 de ellas de nubes parciales  al sur Viña del Mar, viento predominante del sur – weste y  10° de temperatura. Un pequeño frente entrando que debiese darnos algo de lluvia en parte de la ruta.  Hacia el norte una capa quebrada que debería disiparse antes de medio día y buenas condiciones para patrullar desde el aire. Algunos buques de la Escuadra Nacional se encuentran realizando ejercicios de combate  hacia el sur de Valparaíso, los Escuadrones Aeronavales VT-1 y el HS-1  son parte del ejercicio.  En ese momento se presenta con nosotros un alférez naval que trabaja para la Directemar y es quién debe fiscalizar y controlar todos los puntos a observar en toda la extensión de la patrulla. Con él analizamos la ruta y en sus cartas se encuentran marcados los puntos a observar y donde hay sospechas de posibles “conflictos “,  que ya veremos en el desarrollo de la misión. Luego de verificar los mensajes que informan de la tarea  ordenada a  cumplir por el mando, estamos listos para dirigirnos al avión.

Es necesario aclarar que la labor de policía marítima abarca un amplio espectro de acciones, entre estas están las fiscalización de límites y deslindes, donde es común el cierre de playas y terrenos que dan acceso a áreas públicas,  el  resguardo de la flora y fauna marina, la protección de los recursos naturales , especialmente la fiscalización de la pesca ilegal, la protección y prevención del vertimiento de hidrocarburos, la protección ante emergencias y catástrofes naturales, intervención primaria en  rescates y protección de la vida en el mar, dar cobertura y soporte para interdicción , intervención y abordaje a buques para prevenir ilícitos y/o piratería  y otras acciones destinadas a ejercer la función policial y de protección en aguas chilenas. Para todas esas acciones se dispone de las aeronaves de la Aviación Naval.

El Teniente Greig ya había sido informado que nuestra aeronave, el NAVAL 330 estaba en optimas condiciones para emprender la misión. Caminamos hacia la plataforma donde vemos en la línea de vuelo la inconfundible figura del O2A Skymaster. En el avión y revisando los últimos detalles nos espera nuestro co-piloto, Capitán de Aeronave Francisco Gutiérrez junto al personal de plataforma que nos despachará para la salida.

Es momento de ponernos y ajustar los salvavidas, revisamos nuevamente nuestro equipo antes de realizar el prevuelo. Piloto y copiloto además llevan  pistola de señales, cuchillo, linterna, bengalas, marcador fluorescente para el agua además raciones de agua potable.  Como es lógico, ésta es una operación a volar sobre extensiones de agua y por ello la tripulación de vuelo lleva algo aún más importante para la supervivencia en el mar: Un fuerte y continuo entrenamiento en el Simulador de Cabina Sumergida más moderno de Latinoamérica y que posee la Aviación Naval dentro de la base.  Dos veces al año los aviadores navales deben pasar por estas dependencias y rendir examen de inmersión y escape,  el que debe ser aprobado, “o estás fuera”.

 La Armada tomó muy en serio este aspecto de la seguridad ya que gran parte de las operaciones se realizan sobre el mar, muchas veces en condiciones meteorológicas muy complejas.  Pocos accidentes han tenido pero lamentablemente han pasado la cuenta y cobrado la vida de valiosos aviadores, lo que obliga a prepararse y enfrentar estas situaciones de la mejor forma posible. El último de ellos el 24 de mayo de 2003 cuando un helicóptero Super Puma (Naval 72) se precipitó al mar a unos 130 kms de Iquique en una horrible noche de malas condiciones meteorológicas , después de haber estado en ejercicios de calado, muy similares a los desarrollados en este día con la Escuadra cerca de Valparaíso. Aquella vez el helicóptero al impactar el agua quedó invertido y parcialmente sumergido con parte de su equipo de flotación de emergencia activado, pereciendo 2 de sus 5 tripulantes; los Tenientes 1° Juan Pablo Espinoza Sapunar y Gustavo Bahamondes Benavente, Piloto y Oficial Táctico respectivamente, este último mi compañero de colegio en Viña del Mar, que dio su vida al servicio del país  y a quién dedico este reportaje.   

Hoy en día el Simulador de Cabina Sumergida cumple una muy importante labor, que además de dar entrenamiento a los aviadores navales, también sirve a otras instituciones y también a operadores civiles. Es único en su tipo en Sudamérica y uno de los 3 que existen en todo el continente, pero este simulador será tema del siguiente reporte.  

Hacemos el pre-vuelo y abordamos el avión, check list previo a la puesta en marcha y en secuencia  arrancan los  motores Continental IO-360 de 210HP cada uno que equipan al O-2A. Autorizados a rodar por pista mientras un helicóptero Dauphin se eleva a nuestra izquierda y el elemento de PC-7 ya está en el aire, la frecuencia de torre no descansa;  ejemplo muy gráfico de que los marinos vuelan mucho.  Posicionados en el cabezal se realiza Take Off Check List y pedimos autorización para despegar.  Potencia de despegue, suelta de frenos y en pocos instantes estamos en el aire volando rumbo sur weste hacia la línea de costa. La disposición de los motores en el eje longitudinal del Skymaster hacen sentir la potencia acompañada de un ruido muy característico. En este avión, el flujo de aire de la hélice delantera, que aspira aire “limpio”, es decir sin turbulencia pasa a la hélice trasera que propulsa el  aire que ha recibido desde adelante. Además esta hélice trasera se encuentra centralizada entre la doble viga de su fuselaje.  Por esta disposición es conocido como el “chupa y sopla” o también como el “loly pop” por su semejanza al famoso helado doble. Los  motores ubicados en un mismo eje, evitan la guiñada que provoca la falla de motor en un bimotor convencional, haciendo más segura la maniobra donde perderá el 50% de potencia salvando la tracción asimétrica que afecta a sus pares con motores ubicados en el eje transversal.  Cessna diseñó este avión específicamente para vencer ese problema peligroso de asimetría de potencia con falla de motor.

El Skymaster es un avión excelente para la tarea que le asigna la Armada: bimotor que se opera como un monomotor, ala alta, con excelente visibilidad, es lo suficientemente rápido alcanzando un máximo de 192 kt y una velocidad crucero de 125 kt. Monta a 1180 ft/min y logra un techo máximo de 19.800 ft.(aunque su operación naval siempre es muy cerca del agua)  es sencillo de mantener, de buenas prestaciones a bajas velocidades y con  capacidad SAR. Estos aviones tuvieron un destacado papel en la guerra de Vietnam como Forward Air Control (FAC), coordinando fuego de artillería, además como buscadores de blancos demarcándolos con cohetes de humo para los aviones de ataque de la USAF y US Navy. Incluso operaron dando soporte cercano y como avión COIN con lanzacohetes y ametralladoras.  La peligrosa tarea de volar a muy baja altura sobre el enemigo se cobró varios de estos aviones y tripulaciones. Incluso algunas unidades que llegaron a la Armada venían con impactos de balas.

Abordo llevamos una balsa para la tripulación con equipo de emergencia y bajo el ala izquierda una balsa de rescate para asistencia en el mar, también llevamos marcadores de humo. Si fuese necesario iniciar una operación SAR marítima, previo al lanzamiento de la balsa de rescate,  primero hay que marcar la posición con señalizadores humo,  sobrevolando  los náufragos y una vez marcado el punto se debe medir el viento. Solo en ese momento se puede aproximar reduciendo velocidad para efectuar un lanzamiento a favor de él o los náufragos, así evitando que la balsa de aleje por efecto de la corriente o del viento.  “Alfa Guardián” me dice que  se dan verdaderas competencias entre los pilotos de O-2A, para ver quién es mejor lanzador en las  sucesivas prácticas que realizan.

Nuestra misión consiste en patrullar buscando cualquier anomalía que amerite la intervención de la DIRECTEMAR, incluido detectar barcos no autorizados, buscar y detectar vertido de contaminantes, asegurar que se respeten las zonas de pesca o de veda, y además actuar como primer elemento de respuesta en caso de una emergencia en el mar.

No es extraño que la gente se lance al mar de forma imprudente y las playas de Viña del Mar son nuestra primera zona a patrullar. Dos clubes de yates más un centro de deportes acuáticos en la zona son motivo suficiente para observar con atención su actividad deportiva, sobre todo con condiciones que en poco tiempo levantarán marejadilla.  Todo normal y ya estamos próximos a Valparaíso. A pocas millas de la costa, a las 2 de nuestra posición  Caleta Portales y el faro  Punta Ángeles advertimos a 2 unidades de la Escuadra en pleno zafarrancho de combate, el que se hace evidente por la marcada estela curva en viraje que están trazando. Son 2 de las 3 unidades de superficie que realizan ejercicios antiaéreos y antisubmarinos y están siendo atacados por un elemento de aviones PC-7. Alcanzamos a distinguir las siluetas de 2 modernas fragatas,  identifico a una de ellas del tipo 23 efectuando maniobras zigzag mientras adquieren sus blancos, unas millas más afuera una fragata Clase M.  Desde ese momento repetidas llamadas a centro de comando del buque líder para informar de nuestras presencia  e intenciones: “Green Dog, Green Dog, Green Dog…….. Alfa Guardián…….”,   nuestra llamada se repite varias veces pero solo recibimos silencio radial absoluto, en un rato un escueto contacto con  el líder de los aviones del VT-1 quien nos indica no sobrepasar 1000 ft.  La “Blanco Encalada”(Clase M) maniobra cerrado. Trato de imaginar la vorágine abordo y en su Centro de Control de Combate para contrarrestar el ataque.

 

Unos instantes y nuevamente el llamado de “Alfa Guardián” pero entendemos que el silencio en las comunicaciones  con nosotros  es  parte del  ejercicio.  “Nos deben tener iluminados“ le digo a Jorge, “seguro que sí” me responde. Nos referimos al radar de adquisición de blancos aéreos del buque y nos alejamos virando hacia el Sur-Este mientras pienso en que “ojalá que operador del sistema de misiles Sea Wolf de la  23 no apriete el botón”…no quiero contar como derribo simulado en mi primera patrulla aérea con la Armada. Y  aunque a bordo del O-2 todos sabemos que los buques nos tienen “trakeados y enganchados”, nosotros no somos parte del ejercicio y nos alejamos hacia el sur-este. Pasamos a la frecuencia de “Control Molo” (la estación naval que controla los vuelos en la bahía de Valparaíso) e informamos nuestra intención de volar bajo por línea de costa en misión de patrulla cruzando su espacio aéreo.

Continuará..

Nota: El Nombre clave de la unidad de mando en el ejercicio naval de combate fue cambiado por razones obvias.

Parte 2 : Lunes 10 de agosto.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *