TRABAJOS AÉREOS: CONTROL DE HELADAS CON HELICÓPTEROS

Hace un par de semanas se dio el inicio oficial a la temporada de heladas que afecta cada año a productores de frutas y hortalizas en Chile.

Entre invierno y primavera es cuando se producen las temperaturas más bajas en la zona central y centro-norte de nuestro país, áreas preferidas por compañías agrícolas para instalarse y producir estos alimentos, tanto para el comercio nacional como internacional.

Durante la noche, si las temperaturas bajan hasta los 0°C o incluso menos, se producen muchos daños y pérdidas de productos como hortalizas de hojas, frutos, papas y frutas subtropicales como papayas, paltas, limones y chirimoyas. Se dice en el rubro que estos “se queman” con la helada, el daño producido es mayor cuanto más baja sea la temperatura del ambiente y mientras mayor sea la duración de esta condición.

BO105 usado para control de heladas

Existen ya varios métodos que se han desarrollado con la finalidad de eliminar, o disminuir lo más posible el daño que se produce en estos productos, entre los que destacamos el uso del helicóptero que cada vez se hace más popular.

No es difícil encontrar un helicóptero estacionado en algún campo donde se produzcan uvas, paltas, limones o mandarinas cerca de Santiago, listos para despegar durante la noche cuando los pronósticos no sean favorables y la temperatura baje más de lo deseado, lo que está acompañado por una inversión térmica.

Robinson R66, cada vez más popular en trabajos aéreos

Recordemos que una inversión térmica es un fenómeno que rompe la regla general que afirma que “la temperatura disminuye con la altura”, aquí ocurre lo contrario y a medida que subimos, encontraremos mayor temperatura hasta el techo de la inversión. Sin embargo, esta es una capa de aire suave y estable cerca del suelo, de unos pocos cientos de pies solamente y que se produce por la disminución en la temperatura de la tierra durante noches claras y frías.

R44 aterrizado en la madrugada, despues de una noche de trabajo

Ahora, ¿Qué participación tiene el helicóptero en todo esto? Sabemos que los helicópteros vuelan gracias a la sustentación que provee su rotor principal, lo que básicamente es un gran ventilador que produce un flujo de aire vertical, esta característica es usada para hacer descender el aire sobre la inversión que tiene unos cuantos grados más que la capa sobre el suelo, con esto es suficiente para que se disminuyan o eliminen los efectos causados por las heladas en la superficie, sólo con aumentar un par de grados la temperatura del aire que rodea los cultivos.

BO105 en trabajos durante la noche

La operación propiamente tal se hace a unos cuantos pies del suelo, de noche y a baja velocidad, por lo que es un vuelo delicado, que requiere alta concentración del piloto y su apoyo terrestre, además del apoyo logístico de combustible y las comodidades necesarias para que la tripulación espere la hora adecuada para salir a volar. El piloto asignado a un campo en particular, va a recorrer la zona por tierra durante el día, así se familiariza con el área y puede saber donde tener más precaución por algún posible obstáculo en el lugar a sobrevolar.

Bell 206 equipado con luces led

Los helicópteros más comunes para el control de heladas en nuestro país, va desde los Robinson R44, pasando por R66, Bell 206, Bell 407, Airbus Helicopter (ex MBB) BO105, Airbus Helicopter H125, Bell UH1H, Agusta A119, hasta Bell 222. Estos modelos son equipados con luces extra, generalmente led por su bajo consumo, que se instalan debajo de la cabina para mejorar la visualización del exterior durante la noche, por otro lado, el campo a sobrevolar generalmente tendrá puntos de referencia luminosos con el fin de mostrar al piloto los límites de su sector. Durante la operación, hay Ingenieros Agrónomos que mantienen monitoreo constante de las condiciones, ya sea para activar el vuelo, volver a sobrevolar un lugar en particular o confirmar que la temperatura ha subido lo suficiente para que los cultivos dejen de estar en riesgo.

AS350 Ecureuil
Bell 407 utilizado en Control de Heladas

Además de control de heladas, otro uso que cada vez se vuelve más común para todo tipo de helicópteros es el secado de frutas, actividad que les describiremos más adelante.

Bell UH1H llegando al campo durante la tarde
Bell 206 en vuelos de reconocimiento

En Chile son varias las empresas que ofrecen este servicio, con bases en distintas regiones del país y con distintos modelos que se pueden ajustar a las necesidades de cada agricultor, a través de nuestro formulario de contacto te podemos asistir con las alternativas disponibles.

El control de heladas se suma a un listado sin fin de servicios que se ofrecen con helicópteros, maquinas versátiles que han sido capaces de adaptarse a lo largo del tiempo a otros rubros que antes eran impensados para la aviación.

Fotos: William Olave – Fabián Puentes.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *