UN AS DEL AIRE QUE DERRIBÓ UN AVIÓN DE SU PROPIA BANDERA

Durante la Segunda Guerra Mundial, mientras se desarrollaban miles de operaciones diarias, en cientos de teatros simultáneos, no fue difícil que ocurriesen ciertos hechos anecdóticos y bastante extraños para los ojos de muchos, pero no por ello menos ciertos. Esta es la historia de cómo un As norteamericano de dicha confrontación derribó un avión amigo.

Una de las cosas llamativas dentro de tantas sucedidas en aquel conflicto mundial ha sido siempre las insignias de los escuadrones, las escarapelas en los aviones, el “nose art” con coloridos motivos, bellos trabajos de arte destacando personajes de historietas, agresivas fieras o seres mitológicos y por sobre todo, las mujeres a quienes los pilotos o sus tripulaciones querían recordar y llevar con ellos en forma simbólica al frente de batalla. Pero lejos las más llamativas han sido las Kill Marks , aquellas marcas donde se cuentan uno a uno los derribos realizados en conjunto por piloto y avión (a veces también la tripulación), los buques hundidos, los vehículos destruidos o las misiones de ataque realizadas, identificándolos con las insignias de la fuerza abatida o bien su bandera de origen . Así, un hecho muy curioso y casi increíble se desprende al observar un avión de caza norteamericano que mostraba orgulloso junto a las Kill Marks de sus derribos nazis, una bandera estadounidense.

El As del aire norteamericano Louis Edward Curdes a pesar de no poseer una larga lista de derribos, fue uno de los pocos pilotos con el mérito de haber derribado aviones de las 3 principales potencias del Eje.

El joven teniente Curdes, inicio su participación en la guerra destinado como piloto del 95° Fighter Squadron, en el Teatro de Operaciones Mediterráneo, que cubría principalmente los cielos África del norte e Italia, al mando de un Lighting P-38.

Con este afamado y poderoso avión, Curdes necesitó apenas un mes para convertirse en un As logrando lo 5 derribos que ameritan esa condición desde el 29 de abril al 30 de junio de 1943. hasta que Curdes fue derribado sobre territorio italiano en agosto de 1943 había logrado en sus vitorias a 7 ME-109 y 1 Macchi C2020.

p-38 vs me-109

Fue mantenido prisionero por poco tiempo, hasta la rendición italiana, cuando pudo escapar por la falta de guardias de su prisión, que para esa época abandonaban sus puestos. Durante 8 largos meses debió mantenerse tras las líneas enemigas debido a la ocupación alemana, hasta lograr traspasar territorio aliado para mayo de 1944.

Cuando retornó a los Estados Unidos no lo hizo por mucho tiempo, ya que solicitó volver al frente de batalla. Se le asignó al Teatro de Operaciones del Pacífico, donde se integró al 4° Fighter Squadron perteneciente al 3° Air Command y con esta unidad dotada de aviones P-51D , fue enviado a las Filipinas en Diciembre de 1944. El 7 de febrero de 1945 logró el derribo de un Ki-46 japonés con su avión llamado “ Bad Angel“  junto con este hecho logró ser parte de los únicos 3 pilotos que derribaron aviones de las 3 principales naciones del eje durante el conflicto mundial. Tres días después Curdes voló formando un escuadrón de 4 cazas P-51 que despegaron desde Mangaldan en Filipinas para realizar una misión de reconocimiento armado en una pista temporal establecida al sur de Taiwán, la que no pudieron encontrar. Por ello la decisión fue regresar a Filipinas. Durante el regreso, mientras volaban sobre la isla de Batán decidieron dividir el escuadrón en 2 elementos cada uno; Los tenientes Curdes y Schmidtke se dirigieron al norte mientras los tenientes Scalley y La Croix lo hicieron hacia el sur. En esa trayectoria ambos localizaron un pequeño campo de aviación japonés y lo atacaron con ráfagas de las 6 ametralladoras calibre .50 que cada uno tenía en su avión y  solicitaron  que la patrulla que volaba al norte, regresara como refuerzo. Durante el ataque el avión de  La Croix fue alcanzado por la artillería japonesa y debió amarizar, mientras el teniente Curdes junto con Schmidtke ya habían llegado a la zona realizando sus pasadas de ataque sobre el campo. Curdes realizó pasada sobre el mar para verificar que su compañero estuviese a salvo. Mientras estaba en eso localizó un avión bimotor volando rápido hacia el campo atacado, Curdes puso rumbo hacia el avión para investigar y pudo reconocer a un transporte C-47. Debido a como se desarrollaban los hechos para esa época en el conflicto, tenía serias dudas de si era en realidad un aeronave capturada por japoneses que iba a su campo de aviación. Decidió acercarse y observar sus marcas en el fuselaje y pudo reconocer al “Jungle Skipper” del 317° Troop Carrier Group. Aun con dudas intentó contacto radial sin éxito. Se puso delante del avión en su ruta un par de veces pero no consiguió desviarlo, ya que el C-47 seguía inalterable su veloz carrera. Pensando en que serían capturados o muertos por los japoneses si llegaban a esa pista, Curdes debió tomar  una drástica decisión: Derribarlos para darles una oportunidad.

Con mucho cuidado efectuó algunos disparos sobre el motor número 1, pero el piloto del C-47 insistía en alcanzar el campo de Batan, sin tener otra opción decidió disparar sobre el segundo motor y con ello terminó obligándolo a amarizar. El teniente La Croix, que flotaba en las cercanías debió remar para acercarse a los tripulantes del C-47 que habían desplegado una balsa y explicar que el pequeño grupo de aviones estaba atacando el campo de aterrizaje en manos de los japoneses. Curdes mientras tanto en el aire, les dio cobertura hasta que el combustible se lo permitió, regresando a Filipinas. Antes del amanecer Curves y Schmidtke volvieron al lugar del amarizaje donde estaban flotando los tripulantes del C-47 y su compañero de escuadrón y permanecieron ahí volando sobre ellos hasta que los todos supervivientes fueron rescatados por un bote volador PBY Catalina.

 

Ya de regreso en su base Curdes se enteró que el C-47 trasportaba a 12 estadounidenses entre los que se contaban 2 enfermeras del Ejército, curiosamente una de ellas era una chica llamada Svetlana Valeria Shostakovich Brownell, conocida como “Valerie” a quién había conocido el día anterior al derribo de ese avión y con quién se casó posteriormente en abril de 1946.

En esos días pudo enterarse de que los pilotos de C-47 debieron afrontar una tormenta que los desorientó y que a la vez los dejó sin radió. Al ver que se estaban quedado sin combustible decidieron volar en línea recta a la espera de encontrar algún aeródromo en la ruta donde aterrizar pero sin saber que se dirigían a territorio aún dominado por enemigos.

Con el Grado de Teniente Coronel, Curdes se retiró de la USAAF en 1963 ostentando las distinciones de ser hasta ahora el único aviador estadounidense que siendo un AS de la Segunda Guerra Mundial derribó aviones de los 3 principales países del eje, que también derribó un avión norteamericano, y el único que derribó a su futura esposa.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *